No podemos continuar en el actual estatus colonial


jms_pp.png

Resolvamos el problema del estatus

En enero del 2013 Alejandro Garcia Padilla recibió un gobierno que gracias a las medidas tomadas por Fortuño, la Reserva Federal de Estados Unidos auguró un repunte para la economía de Puerto Rico, afirmando que la Isla comenzaba a exhibir señales de fortalecimiento con un Índice de Actividad Económica en terreno positivo. Todas las casas acreditadoras habían mejorado nuestra clasificación crediticia, habían validado el plan económico y fiscal de Fortuño y le recomendaron a la administración entrante de AGP que siguiera las sanas políticas fiscales del saliente gobernador.

AGP hizo todo lo contrario y luego del “me vale” a las casas acreditadoras y del “si quieren gobernar que se inscriban y vayan a las elecciones”, en menos un año de su gobierno ya estas habían comenzado a degradar la clasificación de la deuda pública a chatarra. Luego de 24 meses consecutivos de un Índice de Actividad Económica negativo y en caída libre, todas las casas acreditadoras habían reducido nuestro crédito a chatarra. Pero a pesar del colapso evidente de la economía el Gobernador constantemente reafirmaba que había salvado las finanzas y la economía estaba mejorando.

Al cabo de treinta meses de su gestión y ante la incapacidad de ocultar más la realidad, en un viaje a Nueva York- de espaldas a nuestro pueblo y a la prensa local – en entrevista con el New York Times AGP declaró que la deuda de Puerto Rico era impagable, que estamos en quiebra. Pautó una reunión con todo el liderato político local para presentar el informe preparado por Ann Krueger en el que se señala la crítica situación fiscal de Puerto Rico y las fuertes medidas recomendadas para conjurarla. A esta reunión convocada por él mismo, se ausentó y dejó que su Secretario de la Gobernación moderada la reunión.

Esa misma tarde se dirigió al pueblo con un decepcionante mensaje que evidenciaba la falta de un plan para confrontar la crítica situación. Nos informó que buscaría lograr una moratoria negociada con los bonistas para posponer los pagos de las deudas de manera que el dinero no pagado se invierta en Puerto Rico. Anunció que creaba un Grupo de Trabajo para la Recuperación Económica compuesto por Víctor Suarez, Melba Acosta, Cesar Miranda y a los presidentes legislativos Bhatia y Perelló. Los principales responsables por la quiebra de la isla.

También expresó que crearía una Junta Fiscal “fuera de líneas partidistas para garantizar continuidad y cumplimiento con los compromisos asumidos durante el proceso de reestructuración.” ¡Si Pepe!

Inmediatamente después de estas torpes acciones y declaraciones de AGP, las acciones de los bancos cayeron entre 10.4% y 13.06%. Standard & Poor’s y Fitch degradaron a los niveles más bajos de chatarra la deuda pública de Puerto Rico y se perfilan innumerables demandas por parte de los bonistas. La noticia del impago corrió por todos los medios noticiosos del planeta.

Inmediatamente el Secretario de Prensa de la Casa Blanca Josh Earnest, indicó que la administración de Obama no contemplaba un rescate financiero para Puerto Rico y que es responsabilidad de las autoridades locales poner en orden sus finanzas.

Estas declaraciones hay que verlas en el contexto del informe de la Casa Blanca de Obama del 2011 el cual señala: que la cuestión del estatus y la economía están estrecha­mente vinculadas…. la identificación de la manera más eficaz de contribuir a la economía de Puerto Rico depende de la resolución de la fundamental cuestión del estatus. En resumen, el bienestar económico a largo plazo de Puerto Rico mejoraría considerablemente con una pronta decisión sobre el asunto del estatus.” La Casa Blanca de Obama hace cuatro años nos habló claro pero la administración de AGP le huye como el diablo a la cruz a tocar y resolver el asunto del estatus y a cumplir con el mandato del plebiscito del 2012.

Ya es hora de que entendamos de una vez por todas que el ELA y su sistema económico colapsaron. Que la única opción real que tenemos ante esta situación es un cambio de estatus hacia la igualdad mediante la estadidad. Con ella tendríamos la estabilidad política y los mecanismos necesarios para atraer el capital y lograr el desarrollo económico que necesitamos. No podemos continuar en el actual estatus colonial dependiendo de concesiones y de las dadivas de la nación para nuestro desarrollo económico y social.

Llegó el momento de tomar el toro por los cuernos y movernos con premura para adoptar las recomendaciones propuestas por la administración de Obama. Resolvamos el problema del estatus y echaremos pa’lante.

©Derechos Reservados

Featured Posts
Recent Posts