¡Los demás deseos son…sucio difícil!


El ELA Mejorado del PPD

El Partido Popular Democrático se encuentra en una encrucijada que amenaza su existencia y la del presente estatus. Por primera vez en seis décadas una mayoría de votantes de 54% en el plebiscito del 2012 rechazó el ELA como forma de gobierno y un 61 % de los votantes optaron por la estadidad como estatus deseado. Para disipar las dudas propagado los populares por todo Washington DC de si la mayor parte de los votantes optó por la estadidad o no, la administración de Obama propuso llevar a cabo un plebiscito en el cual las opciones a figurar en la papeleta sean avaladas por el Departamento de Justicia federal como que son constitucionalmente validas, están de acuerdo con las leyes y la política nacional existente, así como que sean para resolver el problema del estatus. Para esto se aprobó dentro del presupuesto federal una asignación de $2.5 millones para la Comisión Estatal de Elecciones llevar a cabo una campaña de educación sobre las opciones que irían en la papeleta.

La administración del PPD hasta ahora ha hecho caso omiso a esa propuesta. Sin embargo ante las presiones generadas por la actual crisis económica/fiscal y la realidad de que el estatus guarda una estrecha relación con esta situación - como el informe del 2011 de la administración de Obama sobre Puerto Rico ha afirmado- el PPD se encuentra ante la disyuntiva de llevar a cabo un plebiscito y determinar con cual definición del ELA iría al mismo.

Para definir ese posible ELA, la Junta de Gobierno del PPD nombró en agosto del 2014 un Comité compuesto por Rafael Hernandez Colón, Hector Luis Acevedo, Miguel Hernandez Agosto y Aníbal Acevedo Vilá (ahora miembro de la Internacional Socialista). Luego de varias reuniones y al cabo de un año sin rendir informe, sale a colación que desde hace varios meses Aníbal había renunciado al comité y no se ha producido informe ni definición alguna.

El pasado viernes la Junta de Gobierno se reunió sin la presencia de dos de los miembros del susodicho Comité y acordó contratar un experto en derecho constitucional norteamericano (¿otra vez Richard Pildes?) para que ayude a determinar la constitucionalidad de posibles opciones del ELA.

La realidad es que esta contratación sería para determinar la constitucionalidad del ELA Mejorado, pues las demás opciones barajeadas por los Populares son constitucionalmente validas: ELA territorial (actual estatus colonial) y Libre Asociación /independencia.

Todos los informes presidenciales sobre Puerto Rico señalan que el ELA Mejorado (Enhanced Commonwealth) no es constitucionalmente viable. Esa misma opinión es compartida por infinidad de juristas y poderosos miembros del Congreso como Ron Wyden quien así lo manifestó claramente en las vistas públicas del Comité de Energía y Recursos Naturales llevadas a cabo en agosto del 2013.

En un excelente libro editado por Christina Duffy Ponsa, distinguida catedrática de derecho de la Universidad de Princeton, titulado Foreign in a Domestic Sense, ella nos señala que el ELA mejorado no es otra cosa que una retahíla de deseos como por ejemplo:

Que el Congreso conceda un grado mayor de soberanía que el que tiene los estados, pero no la independencia.

La promesa de la unión permanente con los Estados Unidos, pero no la estadidad.

La garantía de la ciudadanía americana ahora y en el futuro para los nacidos en Puerto Rico.

Control local de las áreas tradicionalmente bajo control federal como inmigración y comercio exterior.

El poder para determinar unilateralmente caso a caso rechazar las leyes federales que entendamos.

Una declaración clara y precisa de que la relación entre los Estados Unidos Y Puerto Rico es en la forma de un trato (Compact) alterable solo por consentimiento mutuo.

En resumen una nación dentro de otra nación o “lo mejor de dos mundos”.

Asumiendo que un Congreso de los Estados Unidos utilizando los poderes plenarios que tiene sobre la isla tuviera la intención de aprobar el deseo del trato (compact) alterable por consentimiento mutuo, el último informe de la Casa Blanca sobre Puerto Rico señala: “algunas de las propuestas para un estado libre asociado siguen siendo prob­lemáticas en términos constitucionales: las propuestas que crearían una relación entre Puerto Rico y el gobierno federal que no podrían alterarse excepto por mutuo consentimiento (ELA Mejorado). Previos informes de Grupos de Trabajo han tratado este asunto. El gobierno del Presidente Obama ha examinado desde una nueva perspectiva el asunto de las cláusulas de consentimiento mutuo y ha concluido que no sería posible poner en práctica dichas disposiciones porque un Congreso futuro podría optar por modificar la relación unilateralmente”. ¡Los demás deseos son…sucio difícil!

Featured Posts
Recent Posts