Puff


El PAF que se hizo… Puff

Luego de una demora de una semana finalmente se produjo el Plan de Ajuste Fiscal (PAF) con el cual el actual gobierno intenta ganarse la confianza de bonistas y del pueblo para conjurar la actual crisis económica y fiscal que nos azota y agobia. Para explicar el plan el Gobernador convocó a legisladores y alcaldes al Centro de Convenciones pero no asistió a la reunión, dejando en manos del Secretario de la gobernación Jorge Suarez explicarlo. AGP prefirió grabar un corto mensaje y difundirlo por los medios en lugar de él mismo presentarle el PAF al pueblo y exponerse a las preguntas de la prensa.

En su corta y tétrica alocución por los medios, AGP evidencio una vez más su inmadurez y bravuconería desafiando innecesariamente a los acreedores. Otra vez afloraron las deficiencias de carácter del gobernador que durante la pasada campaña se le señalaron al pueblo.

El PAF es un extenso y denso documento de 78 páginas escrito en inglés que contiene controversiales medidas encaminadas: a reducir el costo de hacer negocios en Puerto Rico, a enmendar las arcaicas leyes laborales, a reducir los gastos del gobierno mediante la extensión de la ley 66 de sustentabilidad fiscal, a la reorganización del Departamento de Educación y los programas de salud del gobierno, a implantar recortes sustanciales al subsidio de la UPR y medidas para incrementar los ingresos del estado completando la implantación del aumento al IVU y el IVA, a modificar la contribución sobre las residencias edificios comerciales e industrias, al desarrollo de las alianzas público privadas a las que el gobernador demonizara oponiéndose tenazmente a ellas mientras era senador y ahora son la tabla de salvación para desarrollar la infraestructura de la isla. El plan pretende que el Congreso enmiende leyes federales para darle a la isla la igualdad de trato que la estadidad le proveería.

Pero lo que constituye una histórica lacra para una jurisdicción de los Estados Unidos, es el primer impago de deuda al pretenderse renegociar las Obligaciones Generales cuyo repago está obligado por la constitución de Puerto Rico.

La Pieza clave del PAF esta supuesta a ser la Junta de Control Fiscal criolla. Esta estaría compuesta por 5 personas algunas de las cuales podrían ser recomendadas por el Departamento del Tesoro federal. Serian nombrados por el gobernador por 4 años en nombramientos escalonados. La Junta garantizaría que se cumplan las reformas y recortes que forman parte de los acuerdos con los bonistas. Tendría potestad para aprobar y evaluar emisiones de bonos y autoridad sobre la mayoría de las entidades públicas incluyendo el BGF y las corporaciones públicas excepto AEE y AAA. Tendría a cargo el monitoreo del presupuesto aprobado para cada año fiscal y velaría porque no se gaste más de lo que ingresa. Podría imponer severas sanciones a las entidades que incumplan con el presupuesto aprobado.

El PAF, supuesto a ser el elemento fundamental para iniciar el proceso de renegociar la billonaria deuda del estado con los acreedores, fue recibido por todos los sectores con fuertes críticas. Al conocerlo, Moody’s degradó aún más el crédito de la isla. Ted Hampton representante de Moody’s advirtió que es muy probable que el plan levante pleitos prolongados y costosos. Arturo Porcekansky senaló que si los acreedores no están dispuestos a recibir recortes, no habrá alternativa que proceder sin ellos pero eso será motivo de años de litigios y una crisis humanitaria de proporciones mayores .El analista financiero Triet Nguyen señaló que más que un plan es una lista de deseos. Los alcaldes populares, y los trabajadores se han opuesto vehementemente al plan. Estos últimos protestaron marchando hasta la Fortaleza - junto a Carmen Yulin- y amenazan con un paro general.

Ante la realidad de que el propuesto plan tendría que pasar por la legislatura -pues habría que enmendar leyes y quizás hasta la constitución- habiendo tenido también el rechazo inmediato de gran parte de los legisladores populares quienes saben que aprobarlo es pegarse un tiro en sus aspiraciones de reelección, tomando nota de lo anterior Perelló lo sentenció a muerte al señalar que no será considerado en esta sesión de la legislatura.

Ante el evidente colapso del plan por consideraciones electoreras, la renuencia de la administración Obama a tirarnos un salvavidas económico, la dudosa aprobación de incluirnos en la ley de quiebra federal y la total falta de credibilidad y capacidad del gobernador y su equipo de trabajo, la única opción que de inmediato tenemos para comenzar a salir del hoyo en que nos encontramos es una Junta de Control Fiscal legislada por el Congreso.

©Derechos Reservados

Featured Posts
Recent Posts